Embalse de El Vado - La Vereda (Pueblo arquitectura Negra Guadalajara)

La Vereda es una joya de la despoblación, un pueblo con una belleza extraordinaria que unos entusiastas han decidido reacondicionar para que perdure su belleza.
Tierras alejadas de todo, serenos paisajes y silencio. Un paseo por la historia de una comarca marcada por la construcción de un embalse que propició el abandono de los pueblos de La Vereda y El Vado.

El pueblo de La Vereda se encuentra en una remota zona de Guadalajara, unas tierras escarpadas de difícil acceso, sin servicios básicos como el agua corriente, la electricidad, etc.

Comenzamos la ruta desde la Presa de El Vado, dentro del Parque Natural de la Sierra Norte si nos dirigimos a él desde Madrid o Guadalajara. Lo rodean los municipios de Tamajón, Retiendas, Campillo de Ranas y Valdesotos.








Pasando con cuidado por la pequeña carretera que atraviesa las dos presas (y un pequeño túnel) llegamos a un pequeño aparcamiento en el que unos 8 vehículos podrán aparcar sin problema. 


La senda en todo momento se encuentra muy bien balizada y desde el comienzo veremos las marcas blancas y amarillas que corresponden al sendero de pequeño recorrido PR-GU 18. A los pocos metros nos desviamos a la derecha por la senda que acondicionaron los vecinos de La Vereda cuando las aguas del embalse inundaron el antiguo camino y el pueblo de El Vado, en 1954.








Transitaremos por un camino de herradura, con muretes de lajas de pizarra, discurre a media ladera por el pinar de repoblación de pinos resineros, que fueron plantados en los años 70 para frenar la erosión en las laderas y reducir el ritmo de colmatación del embalse.









Durante estos primeros cuatro kilómetros  tendremos unas buenas vistas al embalse y al Pico Ocejón. En cualquier momento aparecerá delante de nosotros una roca, a modo de improvisado mirador, que nos servirá para fotografiar las impresionantes vistas que tenemos frente a nosotros.


Ahora nos toca bajar al encuentro del arroyo Vallosera, pero antes nos detendremos un instante para observar como el arroyo, con el transcurrir de los años, ha creado una impresionante hoz y ha moldeado  la cuarcita, las pizarra y los esquistos.


Llegados al lecho del arroyo unas piedras nos ayudarán a cruzarlo sin ninguna dificultad, puede ser que dependiendo del caudal del mismo queden cubiertas por las aguas, prevenidos quedáis.







Tenemos un repecho frente a nosotros, recuerda que hemos tenido que bajar para cruzar el arroyo. En la subida observaremos que hay un pequeño azud a nuestra derecha desde el cual se precipita una vistosa cascada.




Entramos en un robledal y el repecho empieza a perder intensidad, hay abundante jara alrededor y pienso que habría que volver en primavera con el verde de los robles y la jara en flor. Nos topamos con una antigua cabaña abandonada junto a un colmenar, según he podido leer esa cabaña pudiera ser  que fuera utilizada por Félix Rodríguez de la Fuente para grabar sus maravillosos documentales. 








Desde este lugar accedemos a una pista, si nos desviáramos a la derecha iríamos a las ruinas de la antigua iglesia de El Vado que estaría a unos 3Km aproximadamente (ida). Nosotros decidimos no ir a las ruinas y dejarlo para otra ocasión con lo cual seguimos de frente la pista.





Siguiendo las indicaciones blancas y amarillas del PR, salimos a la derecha de la pista y nos encontramos con un espectacular grupo de encinas bajo un lecho de verde pasto que nos alegra el día aún más si cabe.


En particular, hay una gran encina que es verdaderamente sorprendente, he visto encinas muy grandes, pero normalmente crecen a lo ancho en esta ocasión es muy alta, yo calculo que unos 12 metros tendrá y es lo que la hace tan especial.


Intentamos rodearla y entre cuatro personas casi no podemos abarcarla.






Abandonamos a nuestro pesar tan idílico lugar para continuar caminando por la pista hasta llegar al objetivo principal del día, el pueblo de La Vereda.


El pueblo se encuentra situado en un saliente, colgado sobre el arroyo Vallosera.





El pueblo de La Vereda perteneció al ayuntamiento de El Vado hasta que este pueblo quedó bajo las aguas del pantano del mismo nombre, pasando a tener ayuntamiento propio hasta su despoblación en los años 70, desde entonces hasta la actualidad pertenece al ayuntamiento de Campillo de Ranas.


Buen exponente de la Arquitectura Negra de Guadalajara, en la Sierra de Ayllón, sus antiguas casas de pizarra negra han pasado de la decadencia total al resurgimiento gracias a la Asociación cultural la Vereda. 









En el pueblo se pueden apreciar dos barrios bien diferenciados, se observa que las casas quedan en la parte de arriba y las eras y corrales en las zonas más próximas al barranco.


Observamos el barranco que ha creado el arroyo dirección O desde el pueblo, vaya zona más salvaje y que a la vez despierta en mí ganas de explorarla.


En el núcleo principal de la población se encuentra la ermita de la Inmaculada Concepción.

La ermita de La Vereda está dedicada desde el siglo XVII a Ntra. Sra. de la Concepción. Anteriormente, estaba dedicada a San Bartolomé, probablemente debido a sus repobladores sepulvedanos. Según los libros de cuentas de la Ermita, en 1611 todavía estaba dedicada a San Bartolomé, constando ya en 1752, en el Catastro de la Ensenada, la nueva dedicación. Igualmente, se muestra ya consolidada la nueva Cofradía, con diversas posesiones y censos, lo que hace retroceder hasta ese siglo XVII el cambio.


El 4 de diciembre de 1759 se obtiene licencia del Arzobispado de Toledo para "ensanchar, ampliar y embovedar la ermita" y "para bendecirla y realizar el Sacrificio de la Santa Misa". Durante los siglos XVIII y XIX se registran inventarios sobre los bienes de la ermita, siempre con la imagen de la Inmaculada en su altar mayor, entronizada en un retablo dorado.
Posiblemente, esta primitiva imagen sería la que fue destruida en la Guerra Civil de 1936 por tropas republicanas, que la fusilaron en las Eras situadas tras la Casa de los Balcones, siendo repuesta su imagen tras finalizar la contienda con una escultura en pasta de madera, y trasladada en su momento a la iglesia de Campillo de Ranas con la expropiación forzosa de La Vereda y Matallana.


El 24 de junio de 2007 fue de nuevo abierta al culto la Iglesia, bajo una imagen de la Virgen Milagrosa donada por el Obispado de Sigüenza Guadalajara, a la espera de poder contar con una nueva imagen de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción de María, patrona de La Vereda.











El pueblo conserva el aspecto de cuando se construyó y carece de las comodidades que se suponen tienen las ciudades: no está asfaltado, no se permite el acceso de vehículos, carece de luz eléctrica (se utilizan quinqués, velas…), en las casas se calientan en el hogar, no hay saneamientos, se cocina en el fuego de leña, los hornos están en funcionamiento y se utilizan periódicamente para hacer pan, carnes.
Cada casa solía tener su horno, en la siguiente fotografía podemos observar el horno adosado a la vivienda.





Si ya de por sí era difícil el acceso a La Vereda, las frecuentes nevadas en invierno lo dejaban completamente incomunicado. Era época de matanza, de gruesas mantas para dormir y de combatir el frío al calor del fuego en las cocinas.
Propio de los lugares muy aislados era el hilandero, reuniones en las que las mujeres y niños desgranaban judías, se tejía y se hilaba y los hombres arreglaban herramientas y hacían cestas, a la par que se contaban historias y recuerdos de tiempos pasados.











 Nos podemos hacer una idea de lo dura que era la vida es este paraje y el porqué de su desaparición, conviene que quede constancia de ese modo de vida y desde aquí agradezco la labor que hace la Asociación cultural La Vereda por tan magnífica labor.

Abandonamos el pueblo siguiendo las marcas del PR y volvemos a la pista, después de un atroche llegamos de nuevo al lecho del arroyo donde encontramos una pequeña área recreativa.






A su lado tenemos el Molino de la Vereda, que se construyo en 1954 para suplir el que había en Matallana y en El Vado.






Iniciamos en este punto es ascenso por la pista, a los pocos metros nos encontramos con el mirador de La Vereda.





 No me gusta especialmente caminar por la pista, prefiero los pequeños senderos, pero no queda otra si queremos hacer una ruta circular y no volver por el mismo sitio que la ida, aun así hay varios puntos de la pista en la que obtenernos unas bonitas vistas del entorno.






El embalse de El Vado y el Pico Ocejón nos indica que estamos acercándonos al punto de partida. 






Se puede continuar por la pista hasta el aparcamiento, pero nosotros decidimos hacer un pequeño atroche para llegar al sendero PR que recorrimos a la ida y de esta manera acortar algo la ruta, en pocos minutos estamos en el aparcamiento donde damos por terminada tan estupenda jornada.
Unos roscones y sidras para felicitarnos el año nuevo cortesía de Toñi y Ana hacen que el día termine de 10.
Espero que os guste.





 DATOS DE LA RUTA:
 
IBP= 58
Distancia Total:            15.62 Km.
Desn.  subida:                   560m.
Desn.  bajada:                    560m.
Altura máxima:              1.150 m.
Altura mínima:                  935 m.
Tiempo total:             6h:16:58 h.
Dificultad:                           Fácil.

PERFIL DE LA RUTA:












 




Fuentes:

Comentarios

  1. Espectacular ... ese camino es sencillamente precioso ... y vaya vistas (muy bien fotografiadas). Cuantos caminos como este no habrá, abandonados aquí y allá, victimas de la despoblación forzada como en el caso de estos pueblos o la emigración, buscando horizontes mas benévolos. Buen trabajo ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juan Carlos, impresiona la ubicación del pueblo y la historia de esas gentes obligadas a irse de allí.
      Creo que por la zona de Soria hay bastantes de estos pueblos abandonados, lástima que me pille tan lejos.
      Un saludo!

      Eliminar
  2. Bonita zona, tengo muchas ganas de conocer La Vereda y desde este trabajo tuyo mucho más. Gracias por la descripción y las buenas fotos, me parece un gran trabajo, gracias Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Adrián,
      Muchas gracias por pasarte por aquí y comentar.
      Me alegra saber que te ha gustado la ruta y espero que pronto puedas hacerla.
      Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

Entradas populares de este blog

La cueva de las Brujas (La Pedriza desconocida)

Tutorial Oruxmaps II (Avanzado)

Senda del río Mesa. (Mochales - el Tormo - el Escalerón.)

Seguidores