La Mujer Muerta.

Son muchas las excursiones que se pueden realizar en la Sierra de Guadarrama, una de las más conocidas es la cuerda larga, realizarla nos llevará unos 20Km y 1000 m de desnivel acumulado. Hoy haremos la "hermana pequeña", para mi está es más dura y no menos bella que la anterior, ascenderemos desde las Dehesas de Cercedilla hasta las más altas cumbres segovianas del cordal de la Mujer Muerta.

Para comenzar la ruta iremos hasta el aparcamiento de Majavilan, situado frente a la fuente con el mismo nombre al final de las Dehesas de Cercedilla en el Valle de la Fuenfría.

Vamos a seguir el recorrido de la Calzada romana (no la Borbónica), por lo cual tendremos que atravesar el Puente del descalzo donde también coincide el camino de Santiago de Madrid.

Aquí nos detendremos un instante para visitar la fuente de la Salud, que a pesar de ser final de verano todavía luce un buen aspecto.


Justo a su lado existe una cruz con las iniciales T S de M. Según he podido averiguar se trataría del lugar donde fue asesinado Teodoro Saenz de Miera

Dejó viuda y tres hijos de corta edad. Incautaron sus propiedades y les deportaron al Viso del Marqués. Allí estuvieron hasta que acabó la guerra con otras muchas familias de Cercedilla, viudas hijos y hermanos de hombres asesinados por milicianos.
Por desgracia en nuestra sierra hay numerosas señales de lo ocurrido en esos nefastos años.


Seguimos caminando por la Calzada (Puntos blancos) hasta donde está situado el antiguo refugio Peñalara, construido entre los años 1918 y 1921 en la pradera de Corralillos, paraje a caballo entre el antiguo camino de herradura a Segovia.
Una pena que se este dejando caer por parte de las administraciones.

Aquí nos desviamos  y vamos a ir por el antiguo trayecto de la calzada romana junto al arroyo de la Fuenfría pero por su margen derecho.
Atravesamos el vado sobre el arroyo de la Fuenfría donde existieron dos construcciones de las cuales solo quedan unos pocos restos.


Seguimos ascendiendo dirección N siempre al lado del arroyo hasta llegar al Puente de Enmedio. En está ocasión lo paso por debajo ya que no lleva agua.


La idea es ir siempre al lado del arroyo, pero ahora es más difícil por lo que seguimos el trazado de la calzada borbónica  y en una curva ir por el sendero paralelo a ella y marcado como Vía XXIV.
En el tramo final nos juntamos con la calzada justo cuando llegamos al Puerto de la Fuenfría.


Las vistas desde allí son espectaculares, de un lado la Comunidad de Madrid y del otro la provincia de Segovia con el imponente Montón de Trigo presidiendo el puerto.


Allí arriba esta el hito del Camino de Santiago que marca 599 km, también las flechas amarillas empiezan a verse más, pues este es el Camino de Santiago originario que irá desde aquí a Segovia, Valladolid hasta unirse al Camino Francés.


Continuamos caminando por el camino de Santiago unos cuantos metros más hasta llegar al cruce con el arroyo Minguete. Ahora vamos a subir hasta el Collado Minguete por aquí, no es la subida habitual al collado pero intuyo que me gustará más que la habitual.
Poco metros después llegamos a los Corrales de la majada de Minguete. Aun podemos observar los restos de este refugio para el ganado y el pastor.


La subida en estos primeros metros es muy bonita y aunque el arroyo se encuentre sin agua ahora, en épocas de lluvias tiene que haber unos bonitos saltos de agua por aquí.
Echamos la vista atrás para observar la vista que tenemos frente a nosotros, todo el Valle de Valsaín, Siete Picos, la cuerda Larga y Peñalara asomando entre las nubes que poco a poco van subiendo desde la llanura Segoviana.


El sendero se hace cada vez menos visible y nos toca luchar contra la vegetación que debido al poco transito de este tramo ha ido invadiendo todo. Al final conseguimos llegar al Collado Minguete y enlazamos con el PR-M4 bordeando el Montón de Trigo quedando este a nuestro lado derecho.


Frente a nosotros tenemos a la vista la magnifica panorámica del valle del río Moros y nuestras siguientes ascensiones que son el cordal de la Mujer muerta compuestas por, La Pinareja, Peña el Oso y Pico Pasapán.


Camino al collado de Tirobarra, pasamos entre unas trincheras de la Guerra Civil, recordad que toda esta zona esta salpicada de este tipo de construcciones defensivas.
Llegamos a la amplia llanura del collado de Tirobarra, a pesar de que su nombre persiste en el arraigo popular, pocos saben a ciencia cierta en qué consiste el Tirobarra. Excepción hecha de los aragoneses, en especial los de las comarcas de Calatayud, Calatorao y limítrofes, quienes parecen habérselo tomado con ahínco. Buena prueba son los abundantes concursos que se realizan en la zona de este deporte, pues, aunque rural y primitivo eso es lo que es el tirobarra: un deporte popular.


Consiste en esencia en lanzar lo más lejos posible una barra de hierro de 7,257 kilos de peso. De forma cónica, mide 81 centímetros de largo y 3 en su diámetro más ancho. Tuvo su origen este juego en el agro y la necesidad que tenía el campesino de ocupar el escaso tiempo que le dejaban sus tareas. También era conocido como tiro de reja, ya que de esta parte del arado era de donde se cogían las barras que había que lanzar. Animaban la cosa las fuertes apuestas que acompañaban los lances y hacían rugir, maldecir y suspirar a los parroquianos que seguían en la competición.

Tenemos frente a nosotros la cansina subida a La Pinareja, que es la cima más alta de la Mujer Muerta con sus 2.197msnm.
En su subida atravesaremos uno de los numerosos canchales que hay en este cordal y que son los más grandes de la sierra de Guadarrama. 


Para acceder a la cumbre hay que hacerlo desde la cara S. El sendero sigue hasta la Peña el Oso y habrá que desviarse unos pocos metros para alcanzar la cumbre, en la que hace tiempo había una gran cruz metálica que ya no se encuentra allí.


Para legar hasta nuestra siguiente cima habrá que transitar por la colada de la Fuenfría, un canchal en toda regla. Tendremos que prestar atención en todo momento y con condiciones climáticas adversas extremar al máximo las precauciones.


Poco a poco vamos sorteando las numerosas pedreras de la zona y como siempre recomiendo en nuestras escapadas, "deteneos un momento y echad la vista atrás".


Llegamos por fin a la Peña el Oso (2.196 msmn), un vértice geodésico adornado con unas pequeñas figuras de unos Osos.


Comenta una crónica, firmada por Gregorio de Andrés, que el oso grande que podemos ver en el geodésico de la Peña el Oso, fue colocado el 2 de julio de 1978. Su nombre es Helios, en recuerdo del chaval de 4 años que subió ese día desde el Puerto del Pasapán.
Se puso en recuerdo de las cacerías de Alfonso XI y fue donado por doña Asunción Fernández del Amo. Posteriormente se ha instalado a su lado un oso más pequeño, no sabemos si será descendiente del mayor.



Varias leyendas intentan explicar este nombre, La Mujer Muerta, topónimo que se da al conjunto de montes de La Pinareja, Peña el Oso y Pico de Pasapán, que formando un destacado cordal y visto desde la llanura segoviana toma la aparente forma de una mujer tumbada, dormida o muerta, cubierta por un velo y con los brazos entrecruzados. Muchas coinciden en que esas moles son el resultado de la transformación que experimentó el cuerpo de una doncella que murió del mal de amores cuando su caballero partió para la guerra, olvidando cumplir la promesa de volver junto a ella.

Según esto, la cima de La Pinareja corresponde a la frente de la mujer tumbada, la cima de Peña el Oso corresponde a las manos que tiene cruzadas sobre su vientre, el Pico de Pasapán corresponde a los pies, el pico Majada Pielera junto con el Cerro Carmocho corresponden con la parte baja de los pies.


Una leyenda con tonos pastoriles relata el amor de la bella hija de un granjero y un pastor de las cercanías. Este al creer ver en otro pastor un posible rival, ciego de ira y celos lo mató, y acabó al mismo tiempo con el objeto de sus deseos. Pocos días después, en medio de una terrible tormenta la Tierra tembló y apareció como por ensalmo esa gran mole rocosa, que recibió ese nombre.

Otra leyenda, más guerrera y menos romántica relata las luchas por la jefatura que llevaron a cabo dos hermanos, hijos del recientemente fallecido jefe de una tribu que vivía en la entonces extensa planicie. La madre de ambos, que no quería ver aquella lucha fratricida, ofreció su vida a los dioses a cambio de la paz para sus hijos y así se cumplió. Tras una gran tormenta, apareció el cuerpo de la madre en forma de gran montaña, imagen que los hijos reconocieron e inmediatamente pararon la lucha.

Por último, una tercera leyenda indica que, en tiempos remotos, dos caballeros se disputaron el amor de la misma mujer y comenzaron una lucha a muerte; la mujer, intentando separarlos, se interpuso entre ellos mientras luchaban y fue atravesada por las espadas de los dos pretendientes. Tras su muerte, durante la noche se desencadenó una terrible tormenta que modeló los montes cercanos con agua y viento para formar la figura de la mujer asesinada.

Dejamos Peña el Oso para iniciar una bajada que se encuentra marcada con postes indicativos de la ruta PR SG-04, abajo podemos ver el collado de Pasapán.


En el collado de Pasapán nos encontramos a un numeroso grupo de rumiantes, ante nosotros tenemos a un ejemplar macho que no para de mirarnos, por precaución lo rodeamos sin más inconveniente.


Tras un último repecho llegamos a la última de las cumbres que haremos hoy el Pico de Pasapán (2.005 msnm), aquí haremos una parada para almorzar ya que no hay cosa que mas moleste que subir cuestas con la barriga llena.

Pico de Pasapán

En poco más de 1Km llegamos al Puerto de Pasapán (1.9845 msnm) donde giraremos en dirección E para coger una pista y atravesar una puerta metálica unos metros después.


Transitamos casi sin perder altura por las laderas del cordal, entre pinares, algún roble y zarzas, un lugar muy bonito y solitario.
 

Ahora ya comenzamos a descender, atravesamos un canchal y recogemos unas ricas moras que empiezan a estar en su punto justo de maduración .


Transitamos por la pista con acusada pendiente, hasta llegar a un punto en el que hacemos un pequeño campo a través para llegar al embalse del Espinar o Vado de las Cabras.


El río Moros es el más importante de los tres ríos que surcan el término de El Espinar. Nace en los Ojos del río Moros, en la Garganta, y sale del municipio por la zona de La Losa hacia Otero de Herreros.

Un repecho más y llegamos a la pista que bordea el valle del río Moros en el que continuaremos hasta llegar al cruce con el arroyo del Tejo. Aquí giraremos en dirección E para emprender la última subida de la ruta para llegar al collado Marichiva.

Ya solo nos queda bar del mismo para llegar a las Dehesas y a la fuente de Mavajilan donde podremos refrescarnos dando por concluida esta magnifica ruta.


Espero que os guste.


Hay limitación de entrada en el Valle del río Moros desde del 1 de julio al 30 de septiembre, para solicitar permiso hacerlo como os indico a continuación.

Deberá solicitarse obligatoriamente a través del correo electrónico: accesoalagarganta@aytoelespinar.com indicando:

- Nombre.
- DNI.
- Día o días para el que lo solicita y el horario de MAÑANA O TARDE

En caso de ser un grupo se podrá solicitar un único permiso para varias personas siempre indicando estos datos de cada uno de los integrantes del grupo.

Documento Oficial y más información, AQUÍ.


DATOS DE LA RUTA:

 
IBP= 141
Distancia Total:        20.39 Km.
Desn.  subida:             1.196m.
Desn.  bajada:             1.196m.
Altura máxima:           2.183 m.
Altura mínima:           1.386 m.
Tiempo total:       11h:19:02 h.
Dificultad:                     Difícil

PERFIL DE LA RUTA:




Track de la ruta. GPX 



Comentarios

  1. Impresionante ruta. Por las horas de ruta casi que viste amanecer y atardecer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias tocayo, pues terminamos sobre las 7 y pico de la tarde, es una palicilla hacerla, pero ya sabes "que nos quiten lo bailao".

      Eliminar
  2. Que bien ilustrada la ruta ... buen trabajo. Solo recuerdo haber hecho una ruta por los altos de la Mujer Muerta una vez ... aunque han sido tres andando y varias en bici que he recorrido uno u otro lugar. Un lugar poco frecuentado en cualquier caso. E ignoraba que hubiera restricciones de acceso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan Carlos,
      Muchas gracias por pasarte y comentar.
      Lo de las restricciones es curioso, prohíben es acceso al valle por riesgo de incendio, pero si pagas puede entrar al área recreativa de la Panera y hacer fuego en las barbacoas, es algo de locos...
      Un saludo!

      Eliminar
  3. Hola Guadarramista.

    Como siempre una gran circular. Menuda pasada poder caminar por esos caminos con historia (calzada romana y calzada borbónica). Muy estético todo el cordal de la Mujer Muerta, me ha sorprendido la toponimia del collado de Tirobarra (yo soy de Zaragoza), como un topónimo aragonés, ha acabado por esas tierras.

    Salud y montaña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Eduardo por pasarte y comentar.
      Siempre es un placer leer vuestros comentarios a la ruta.
      Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

Entradas populares de este blog

Paso Cagalera (La Barranca)

Tutorial Oruxmaps II (Avanzado)

La cueva de las Brujas (La Pedriza desconocida)

Seguidores